En este momento estás viendo Clasificación de los conflictos

Clasificación de los conflictos

En el post de hoy conoceremos la clasificación de los conflictos, algo fundamental a la hora de tratar y trabajar en mediación.

¿POR QUÉ NECESITAS CLAFISICAR BIEN UN CONFLICTO?

Para poder resolver bien los conflictos o poder mediarlos, lo primero que debemos hacer es identificar qué tipo de conflicto tenemos delante y clasificarlo.

Una vez que sabemos qué tipo de conflicto es, será más fácil empezar a mediarlo y trabajarlo. 

A veces, cuando nos encontramos con un conflicto muy enrevesado, este puede estar formado por otros pequeños conflictos que pueden aislarse y trabajarse de forma independiente.

En otras ocasiones, todos esos pequeños conflictos pueden haber surgido por un mismo motivo. Es por ello que es importante que tengamos claro la naturaleza del conflicto que vamos a tratar. ¡Veamos que tipos de conflictos existen!?

TIPOS DE CONFLICTOS SEGÚN SU NATURALEZA

– Conflicto verídico: es aquel que existe objetivamente y es percibido con precisión. Se trata de un conflicto real que se basa en diferencias bien entendidas de intereses, opiniones, percepciones y/o interpretaciones.

Ejemplo: Una pareja discrepa sobre instalar un taller de pintura o un despacho en la única habitación libre de la casa

– Conflicto contingente: aquel basado en una determinada estructuración de los elementos y circunstancias. Reorganizando esos elementos el conflicto se eliminaría pero las partes implicadas lo desconocen.

Ejemplo: Una pareja discrepa sobre instalar un taller de pintura o un despacho en la habitación libre de la casa pero también disponen de un garaje que podría ser utilizado

– Conflicto desplazado: el objeto del conflicto sobre el que se discute no es real. Suelen ser conflictos enraizados, mucho más profundos de lo que aparentan.

Ejemplo: Una pareja discrepa sobre instalar un taller de pintura o un despacho en la única habitación libre de la casa pero esta discusión está enmascarando el verdadero conflicto que tienen sobre la mala relación que mantienen con su hijo

– Conflicto mal atribuido: existe un error a la hora de identificar al adversario del conflicto debido a que normalmente también hay una equivocación en el objeto del conflicto.

Ejemplo: Discusiones con la pareja por asuntos enquistados en la oficina

– Conflicto latente: es aquel que no ocurre porque está reprimido, desplazado o mal atribuido o ni siquiera es percibido por las partes.

– Conflicto falso: aquel sin ninguna base objetiva. Se producen en ausencia de motivo objetivable a causa de percepciones erróneas o malentendidos. Pueden convertirse en conflictos reales.

Ejemplo: Una parte de la pareja dice que «es posible encontrar una solución», sin embargo, la otra parte escucha «es imposible encontrar una solución»

 

➡Conoce más sobre los conflictos y cómo solucionarlos y mediarlos a través de nuestros Cursos de Mediación Familiar de 100 horas y 300 horas.


No se permite la reproducción y/o publicación, total o parcial, del sitio web y el contenido del blog, ni su tratamiento informático, su distribución, difusión, modificación o transformación, sin el permiso previo y por escrito de io-social.

Esta entrada tiene 6 comentarios

  1. Lidia Gutierrez

    Súper útil el post, lo usé para un trabajo de la universidad. Muchas gracias!

    1. io-social

      ¡Genial! Qué bien que hayas podido utilizarlo, nos alegra saberlo 🙂

  2. ESMERALDA HERNANDEZ SALVADOR

    Me puede decir el autor y fecha de esta publicación por favor?

    1. io-social

      Hola Esmeralda! La autoría es nuestra, del Instituto Online de Intervención Social y tiene fecha del 28 de junio de 2020 🙂

  3. AMPARO BERENGUELA RIUS

    Muchas gracias, tenía algunas dudas, y logre aclaralas facilmente.

    1. io-social

      Gracias a ti por el comentario! Qué bien que te sea útil 🙂

Deja una respuesta