Conseguir un apego seguro

Conseguir un apego seguro

Al nacer contamos con un mecanismo de supervivencia esencial que consiste en desarrollar apego hacia una figura que procure seguridad, protección y cuidados, tanto físicos, como emocionales.

El afecto juega un papel determinante en el desarrollo de los niños y las niñas, al mismo nivel que la alimentación, los cuidados médicos o la protección frente a peligros.

💡Un dato: El psicoanalista Rene Spitz exploró en los años 50 las  consecuencias de la “privación emocional” en niños y niñas institucionalizados a edades tempranas (6 a 18 meses). Sus observaciones concluyeron que la carencia afectiva y la falta de contacto continuado con una figura de apego por un período superior a 5 meses producía daños muy severos en el desarrollo cognitivo, emocional y físico de los bebés. Sin embargo, tal y como demostró posteriormente, este daño en el desarrollo es “reparable” si se establecen las condiciones adecuadas.

El apego o vínculo seguro se logra a través de un contacto continuo, afectuoso y sensible a las necesidades del niño o la niña por parte de una o varias figuras vinculares.

Esta interacción permite al adulto aprender a descifrar las llamadas de atención del bebé y responder eficazmente a sus necesidades biológicas, de afecto o de estimulación. De esta manera, el bebé desarrolla una sensación de seguridad hacia su figura vincular que repercute positivamente en su bienestar emocional y en su desarrollo cognitivo y físico 🧒🏾👧🏼

Es importante también tener en cuenta que el vínculo afectivo no es estático, sino que evoluciona con la relación a la vez que las personas involucradas en la misma. Puede mejorarse, reinventarse y enriquecerse. La optimización de los lazos emocionales entre los padres, madres y sus hijos e hijas puede darse gracias a la conciencia sobre los errores cometidos y la voluntad de cambio, especialmente por parte de los progenitores. Cuidar y fortalecer los vínculos con los hijos e hijas en etapas posteriores del desarrollo, requiere también dedicación, interés y cercanía.

¿Cómo conseguir un apego seguro?

Disponibilidad y constancia

Cuando el niño o la niña no ha adquirido aún la capacidad del habla, es necesario atenderle cada vez que llore y tratar de averiguar qué le ocurre. No es fácil, porque puede deberse a muchos motivos diferentes, e incluso varios al mismo tiempo (hambre, sueño, dolor, incomodidad, necesidad de afecto, etc.), pero la práctica y la paciencia ayuda a la figura vincular a interpretar el mensaje del bebé.

Cuidado y protección

Procurar cuidados al bebé que satisfagan sus necesidades físicas, incluyendo la protección frente a posibles daños(productos tóxicos, objetos incandescentes, objetos afilados, etc.). Estas medidas preventivas no son incompatibles con permitir al bebé explorar el entorno de manera segura, bajo la supervisión de un adulto responsable.

Interés y estimulación

Interactuar con él o con ella, adaptando las actividades a su nivel de madurez. Estimular su producción de balbuceos, palabras, participar en juegos, contarle cuentos. Cuando empieza a hablar, preguntarle cosas.

Expresión del afecto

Ofrecer diariamente muestras de afecto abiertamente, mediante la comunicación verbal (con palabras de afecto, reforzando positivamente sus logros, animándole a que haga cosas) y no verbal, mediante gestos (abrazos, besos, miradas, sonrisas).

Orientación

Las rutinas son esenciales especialmente para los bebés. Necesitan que su entorno sea lo más predecible posible (mismos horarios de comidas, sueño, juego, etc.) porque saber qué va a ocurrir les aporta seguridad.

Cuando son capaces de moverse por sí mismos e interactuar con su entorno de manera más libre, es necesario comenzar a pautar límites y normas de comportamiento claras y consistentes, preferiblemente en clave positiva (compartir es positivo, cuando se hace daño a alguien se debe intentar reparar el error, etc.)


No se permite la reproducción y/o publicación, total o parcial, del sitio web y el contenido del blog, ni su tratamiento informático, su distribución, difusión, modificación o transformación, sin el permiso previo y por escrito de io-social.

Deja una respuesta