Estilos de crianza y consecuencias

Estilos de crianza y consecuencias

La forma en la que cada familia educa a sus niños y niñas está ligada a aspectos muy diversos: creencias, vivencia particular de su propia crianza, grado de bienestar ligado a la salud, nivel socioeconómico, habilidades personales de afrontamiento de los problemas; contar con una red de apoyo social, etc. 👩‍👩‍👧‍👦

El estilo de crianza condiciona en gran medida el tipo de relación y la comunicación que se establece entre los progenitores y sus hijos e hijas, por ello, es importante que los padres y las madres tomen conciencia de su forma de interactuar, guiar y responder a sus demandas 👈🏽

En muchos casos, los padres y las madres asumen estilos que reproducen patrones disfuncionales que vivieron cuando eran niños o manifiestan reacciones desproporcionadas y poco oportunas para el desarrollo adecuado de sus hijos e hijas, sin darse cuenta 🤔

El objetivo radica en que los cuidadores reflexionen sobre las consecuencias perjudiciales o poco adaptativas a las que conducen ciertas formas de educación muy extendidas y opten por un enfoque de crianza positiva 👍🏽

Autoritario

“Las cosas se hacen así porque lo digo yo”, “hasta que vivas en mi casa, se hace lo que yo digo”

Para los padres y las madres que tienden hacia este estilo de crianza, la obediencia absoluta y sin cuestionamientos de sus hijos e hijas es sinónimo de buen comportamiento. Por el contrario, la desobediencia, sin entrar en explorar los motivos, se percibe como un desafío a la autoridad del padre o la madre. Se espera que el niño o la niña acate órdenes y el diálogo es inexistente.

Permisivo

“Déjale, tampoco es para tanto”

Se caracteriza por un comportamiento exento de límites y normas, o éstas no son consistentes. Los padres y las madres afines a este estilo suelen atribuir a los demás el mal comportamiento de sus hijos e hijas y ceden a sus deseos para evitar que tengan que lidiar con la frustración que provoca una negativa. Los padres y las madres permisivos son afectuosos, pero no plantean límites cuando el niño o la niña manifiesta una conducta inapropiada.

Sobreprotector

“Este/a niño/a no puede hacer nada solo/a, siempre hay que decirle lo que tiene que hacer”

Suele ser ejercido por padres y madres excesivamente vigilantes, inseguros y temerosos; intervienen precipitadamente para evitar cualquier obstáculo que pueda hacer errar o fallar a sus hijos e hijas; hacen las cosas por ellos y toman todas las decisiones en su lugar. Este estilo de crianza transmite a los niños y las niñas que el mundo es un lugar amenazante y que por sí mismos no serán capaces de superar las dificultades.

Democrático

“Escuchar, dialogar y orientar”

Los cuidadores que aplican este estilo estimulan la autonomía de los menores y les ayudan a reflexionar sobre las consecuencias de su comportamiento, para que desarrollen la capacidad de autorregulación. Para ello, ofrecen pautas y límites razonables, claros y son sensibles a los sentimientos de sus hijos; orientan su comportamiento mediante el uso del refuerzo positivo y les ofrecen la opción de reparar los errores, en lugar de castigarles o concentrarse en la mala conducta.

Parentalidad positiva

«Conocer, comprender y responder adecuadamente a las necesidades del niño o la niña”

Similar al estilo democrático haciendo especial hincapié en el conocimiento de las necesidades reales de los menores. El aspecto central es velar por un desarrollo adecuado a nivel físico, emocional, social e intelectual. Educar en positivo y desde el buen trato, guiando a los hijos con normas consistentes, con afecto, sin recurrir a ninguna forma de violencia y potenciar al máximo sus capacidades.

¿Qué consecuencias tiene cada estilo de crianza?

Cualquiera de los estilos de crianza que se sitúan en los extremos de los siguientes parámetros: flexibilidad (autoritario vs. permisivo) y protección (sobreprotector vs. negligente), impiden el desarrollo adecuado de los niños y las niñas👧🏼🧒🏾

Autoritario

Genera en los niños y las niñas sentimientos de impotencia y rabia, ya que no pueden defenderse u opinar sobre cuestiones que les afectan. Este estilo conlleva que los niños y las niñas opten por la sumisión y la falta de implicación respecto a lo que ocurre a su alrededor (no actuar en caso de presenciar una injusticia, por ejemplo), o por el contrario, muestren una conducta rebelde y huidiza.

Permisivo

Crea en el niño o la niña una imagen distorsionada de cómo funciona el mundo que le rodea y le aleja de valores necesarios para convivir en una sociedad justa.

Pueden llegar a ser personas exigentes con los demás, pero no cuestionar su propia conducta y actitudes por la falta de límites en su crianza. Suelen ser niños y niñas con baja tolerancia a la frustración, lo que provoca un sufrimiento emocional muy intenso cuando no consiguen lo que desean o se proponen.

Negligente

El niño o la niña puede estar expuesto a situaciones peligrosas porque no cuenta con la supervisión o el apoyo necesario de su padre o madre.

Son niños y niñas que presentan problemas de autorregulación emocional (altos niveles de intolerancia a la frustración, por ejemplo) y de autocontrol (dificultades para dominar su impulsividad, conducta disruptiva, etc.). Esto tiene implicaciones muy negativas en su desarrollo social, sobre todo a la hora de seguir normas en la escuela y en la relación con otros niños y niñas.

Sobreprotector

Son niños y niñas que pueden presentar muchas dificultades para resolver problemas por sí mismos. Para ellos las situaciones nuevas o los retos son un foco de gran ansiedad porque no se sienten preparados para enfrentarse a ellos, lo cual daña seriamente su autoestima a largo plazo.

No conocen sus fortalezas y límites. Entre las figuras vinculares y sus hijos e hijas existe una dependencia excesiva, muy perjudicial para el desarrollo de la autonomía de estos últimos


No se permite la reproducción y/o publicación, total o parcial, del sitio web y el contenido del blog, ni su tratamiento informático, su distribución, difusión, modificación o transformación, sin el permiso previo y por escrito de io-social.

Deja una respuesta