En este momento estás viendo Factores que favorecen la violencia de género

Factores que favorecen la violencia de género

Encontramos una serie de factores de riesgo cuya presencia favorecen que se produzca la violencia de género. Estos factores de riesgo de la violencia son variables y pueden hacer que el sujeto sea más vulnerable o tenga más predisposición a conductas y actitudes violentas. 

Los factores de riesgo pueden ser individuales, familiares, sociales o culturales. Además, desde una perspectiva ecológica (Bronfenbrenner, 1979), hay que tener en cuenta que:

“Ningún  actor por si solo explica porque algunos individuos tienen comportamientos violentos hacia otros o porque la violencia es más prevalente en algunas comunidades que en otras” (Dahlberg y Krug, 2002)

Lo realmente importante es como esos factores interactúan y se influyen entre sí.

FACTORES SOCIOCULTURALES

De las víctimas:
  • Carencia de apoyo social: se trata de algo previo al maltrato que propicia este acto y mantiene la situación de maltrato. El agresor corta sus vínculos comenzando por su familia y amigos hasta aislarla en gran parte. La víctima se convierte en una persona fácilmente maltratable y maleable debido a su nula o casi nula relación con otras personas. 
  • Escaso apoyo institucional: la respuesta policial o judicial en muchas ocasiones es insuficiente o inadecuada, así como los apoyos sociales. Esto influye directamente a las víctimas y las retiene a denunciar y a abandonar al agresor. 
De los agresores:
  • Cultura patriarcal que fomenta la desigualdad entre los géneros
  • Presencia de instituciones (educativas, laborales, judiciales, etc.) que reproducen un modelo de relación de poder vertical, autoritario y sexista.
  • Existencia de instituciones y de un ambiente social que reduce la importancia o justifica el comportamiento violento en general y la violencia de pareja en particular, considerando esta última como un asunto familiar en el que no hay que inmiscuirse.
  • Visión de violencia real o filmada: Un ejemplo de ello podría ser la publicidad sexista o la cosificación de las mujeres en los programas de televisión. 

FACTORES FAMILIARES

  • Autoritarismo: debido a la estructura tradicional de las familias en las que el hombre ejerce el poder sobre su pareja y demás miembros de la familia, hipercontrolando todos los aspectos de ella y los otros familiares. Esto anula la autonomía o la convierte en algo escaso. 

FACTORES INDIVIDUALES

De las víctimas:

En principio, cualquier mujer, por el mero hecho de serlo, puede ser maltratada por su pareja o ex pareja.  Sin embargo, hay ciertos factores individuales en las víctimas que hacen que tengan más posibilidades de estar en una relación con violencia de género y el mantenimiento en esta:

  • Antecedentes de violencia de género de su madre,
  • Antecedentes de violencia familiar,
  • Estilo educativo con roles sexistas marcados en la infancia,
  • No trabajar o trabajar como ama de casa debido a una mayor dependencia económica de la pareja,
  • Carecer de apoyo familiar u otro tipo de red de apoyo,
  • Visión distorsionada de las relaciones de pareja (ideal de romanticismo basado en la posesión, los celos y el control),
  • Roles femeninos sociales fuertemente marcados
  • Pertenencia a un grupo socialmente excluido (etnia, LGTBI+, discapacidad, etc.). 
De los agresores:
  • Interiorización de un modelo de masculinidad rígido y estereotipado: uso de la fuerza como una forma legítima de controlar a la mujer y la situación. 
  • Socialización autoritaria en el valor de la disciplina y del control o, por el contrario, socialización hiperprotectora: Aquellos hombres criados en un entorno familiar autoritario pueden llegar a interiorizar una estructura rígida y jerarquizada donde la figura masculina ocupa la posición superior. Por otra parte, aquellos hombres criados en familias hiperprotectoras no aprenden a asumir responsabilidades y suele culpar a terceros cuando algo negativo ocurre. Con esta conducta responsabilizan a las mujeres de su propio maltrato, sustentando que ellos (los agresores) no hacen otra cosa que defenderse de ellas (sus víctimas en la realidad).
  • Presencia de notas psicológicas relacionadas con la socialización sexista recibida:
    • Misoginia: 
    • Inseguridad y baja autoestima:  relacionado con la dependencia hacia la pareja, el miedo a ser abandonado y/o los celos patológicos.
    • Impulsividad o falta de control
    • Posesividad e hipercontrol
  • Abuso de sustancias tóxicas

Este material forma parte del curso de Especialista en Igualdad y Violencia de Género. Si quieres más información sobre el curso, no dudes en contactar con nosotros.


No se permite la reproducción y/o publicación, total o parcial, del sitio web y el contenido del blog, ni su tratamiento informático, su distribución, difusión, modificación o transformación, sin el permiso previo y por escrito de io-social.

Esta entrada tiene un comentario

Deja una respuesta