En este momento estás viendo Tipos de maltrato en la Violencia de Género

Tipos de maltrato en la Violencia de Género

La violencia de género engloba todo acto de violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas. La violencia a la mujer incluye aquellas actuaciones que provocan o son susceptibles de provocar un daño o sufrimiento físico, sexual o psíquico. Estas violencias las podemos aplicar tanto al ámbito privado como público y tienen como objetivo la pertenencia, la coacción y la privación de libertad de la mujer.

El día 25 de noviembre se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Por eso, hoy os mostramos los tipos de violencia de género dentro de la pareja y sus características para que puedas identificarlos y te sea de utilidad tanto a nivel personal como profesional.

Maltrato físico:

Acciones de carácter intencional que conllevan daño y/o riesgo para la integridad física de la víctima. Comprende el uso deliberado de la fuerza, golpes, empujones, palizas, heridas, provocar abortos, tirar contra las paredes, tirar objetos, utilizar armas, quemar, pinchar, tirar del pelo, abofetear, agarrar, morder, patear etc., así como las amenazas de provocarle daño.

Maltrato psicológico[1]:

Acciones intencionadas que conllevan un daño y/o riesgo para la integridad psíquica y emocional de la víctima, así como contra su dignidad y autoestima como persona.

  • Se puede mostrar de manera verbal: palabras hirientes, insultos, humillaciones, vejaciones, amenazas, etc., que son expresadas abierta o sutilmente;
  • O de manera comportamental en la que el hombre establece unas normas o pautas que debe adoptar su pareja y otras acciones que van minando la autoestima y van limitando la personalidad de la mujer: controlar la ropa que se pone, manipula, interrumpe, no escucha, no responde, manipula la interpretación de sus palabras, increpa a sus amigos y familia, no respeta sus derechos u opiniones, invade su intimidad, no respeta su correspondencia, lee su diario, escucha sus conversaciones telefónicas, interroga a sus hijos sobre sus actividades (los de la madre), castiga con el silencio, no respeta los acuerdos, no asume su responsabilidad, etc.

Maltrato social:

Se trata del maltrato ejercido sobre la vida social y pública de la víctima. Este puede ser el control sobre la vida social, la reclusión o prohibición de relacionarse, el abuso y humillaciones en público, saboteo de los encuentros familiares, impedimento de que lo acompañe a actividades o imposición de su presencia a la fuerza.

También el agresor puede hacerse la víctima en público diciendo que ella lo maltrata, denuncia a la policía a la víctima o controla las actividades y provoca que la víctima se auto-aísla para no enfurecer al maltratador y así evitar “ponerse en evidencia” ante amigos o familiares.

Maltrato ambiental:

Se basa en el deterioro del entorno de la víctima rompiendo objetos de la víctima, siendo sucio en el espacio común, escondiendo o rompiendo material de trabajo o de estudio de la mujer, desconectando el teléfono o el internet, no respetando su sueño, maltratando a sus mascotas, etc.

Maltrato espacial:

En este tipo de maltrato el agresor se apropia de ciertos espacios de la casa y prohíbe a la mujer hacer uso de este (despacho, sala de juegos, etc.), o hace propios de la mujer espacios que él considera que son suyos (la cocina, el lavadero, etc.).

Podríamos incluir también el que ciertos objetos sean de uso exclusivo del agresor o que a ciertas horas se le prohíba a la mujer estar en ciertas zonas de la casa (cuando vienen los amigos, cuando se quiere echar una siesta en el salón, cuando está trabajando en casa, etc.)

Maltrato económico:

Se trata de actos u omisiones destinadas a controlar el aspecto económico de la vida de la víctima, restringir o prohibir decisiones sobre patrimonio o dinero, controlar sus bienes, impedir el acceso a la información o el manejo del dinero o de otros bienes económicos.

El maltratador generalmente entrega asignaciones insuficientes para el mantenimiento de las necesidades familiares y recrimina a la mujer por “incompetente” acusándola de no “administrar” adecuadamente. Implica que la mujer no participa en la toma de decisiones sobre cómo distribuir el gasto del dinero.

Maltrato espiritual:

El agresor destruye las creencias religiosas y/o culturales de la víctima mediante la imposición de un sistema de creencias ajenas al propio (puede incluir ideas políticas). En ocasiones, la espiritualidad es utilizada por el agresor como amenaza y represión de la mujer (si no hace una acción o se comporta de determinada manera será castigada por su Dios o está decepcionando a su deidad).

 Maltrato sexual:

Acciones que obligan a una persona a mantener intimidad sexual forzada: por intimidación, coacción –chantaje o amenaza- u otro mecanismo que anule o limite la voluntad personal. Dentro de la pareja, el abuso sexual o violación es mucho más común de lo que pensamos debido a que se hace generalmente de manera más sutil.

Ciberabuso:

El agresor utiliza las nuevas tecnologías para controlar, atemorizar, intimidar, acosar, amenazar, ofender o difamar.

[1] Incluye todos los micromachismos de maltrato emocional y psicológico que veremos en el siguiente punto.

Hubo un tiempo en que caminaste sola, escribiste sola, estudiaste sola y te vestiste sola. Recuerda ese momento (Monique Wittig)


No se permite la reproducción y/o publicación, total o parcial, del sitio web y el contenido del blog, ni su tratamiento informático, su distribución, difusión, modificación o transformación, sin el permiso previo y por escrito de io-social.

Deja una respuesta